Los puntos de vista y el gran caos


Los puntos de vista y el gran caos.

Según los niños de New York, la palabra “héroe” significa hombre con superpoderes y super-alias como Batman, Spiderman, Superman, Daredevil o el Capitán América, mientras para sus adultos son los psicópatas y ladrones transformados en hombres de bien, en cuestión de segundos, gracias a los filmes de acción.

Por el contario, para los niños de América Latina “héroe” es casi siempre un personaje histórico y rara vez un muñequito, y para sus padres son esos seres anónimos que sobreviven día tras día a la escasez, a la miseria o los que se arriesgan en los frentes de liberación nacional, las guerrillas, los movimientos sociales y las misiones internacionalistas.

Para ellos quedan definitivamente fuera de esa clasificación los soldados que consideran “víctimas colaterales” a los niños asesinados en conflictos como el de Afganistán, Irak o Libia, y los que tiran comida a los haitianos para que se fajen como bestias. Sin embargo, en cuanto al término “villanos”,  sí hay semejanzas increíbles en ambas partes de esta América.

Los hijos de McDonald´s usualmente asocian los “villanos” a la corrupción moral y al deseo común de cometer crímenes espectaculares y dominar el mundo.  Desde el Jocker de Batman o el Duende Verde de Spiderman hasta los millones de policías malos que se salen con la suya, los extraterrestres con negocios “gubernamentales” de abducción y sus mafiosos “buena gente“, todos son representativos de un poder más allá de lo justo y de las leyes: su propio Estado.

En eso estamos de acuerdo ambas partes de esta América. Lo que ellos representan con caricaturas, Nuestra América lo muestra con la mayor cantidad de imágenes y ejemplos posibles tanto en los filmes como en la realidad.

El villano de los niños latinoamericanos y sus padres es el capitalista gordo y dueño del gobierno que no le da una educación o un trabajo dignos porque Estados Unidos, el  villano mayor, no se lo permite. Son demasiadas las deudas, y demasiado también lo que pierden si se ponen en contra del que los amenaza y expropia sus riquezas.

Es bueno saber que bajo del caos de desentendimientos el gran pueblo americano tiene bien claros sus enemigos: el norteamericano, quizás no siempre, pero sabe que es explotado, que su gobierno lo engaña con trampas monetarias, leyes de dudosa integridad y falsas promesas de darle el universo,  sabe que sus héroes son de cartón y que sus soldados lejos de salvar vidas las acaban.

En tanto el suramericano tiene conciencia de que sus héroes existieron y existen como Gerardo, René, Fernando, Antonio y Ramón en Cuba, o el subcomandante Marcos en México, o Chávez en Venezuela, y que a su villano basta llamarle “injusto y asesino gobierno” para que todo el planeta sepa quién es.

Anuncios