Las nieblas de la laguna blanca


Corre veloz el carro entre las carreteras serpenteantes, sube lomas, esquiva baches y se abalanza sobre las sierras de Yateras como si fuera el más arriesgado trasporte del Venceremos, nuestro periódico provincial. Adentro vamos dos periodistas, un fotógrafo y el chofer, todos bien dispuestos a recoger entre flashazos, grabaciones y mucha tinta azul el alma de esa intrincada región de Cuba. ¿Y qué vemos al llegar? Solo nieblas. Esa espesa nube entre las montañas que semeja la mezcla entre paisajes europeos, ambientes de películas de terror, un mar enigmático e inmenso y una hermosa laguna blanca. Es extraño lo mucho que ignoramos, algunos, sobre lo que nos rodea. Lo admito, he quedado impresionada.

Anuncios