Derechos Humanos en Cuba


Por Yisell RODRÍGUEZ MILAN

Los derechos humanos son el tema favorito de la disidencia anticubana.  Sus pretextos para atacar a Cuba son siempre los mismos. Dicen que no hay libertad de expresión, que hay hambre y miseria, que no se permiten los viajes a Estados Unidos, que el socialismo no sirve para mejorar la vida del pueblo…

Mentiras. Pretextos con los que ganan los dólares con que la SINA paga sus servicios.

El gobierno cubano hace más que muchos otros de latinoamerica y está incluso a la par de algunos europeos en cuanto a índices de desarrollo humano, según Naciones Unidas.

En América fue el primero en declararse libre de analfabetismo, tiene la taza de mortalidad infantil más baja, y según la UNICEF es el único país sin desnutrición infantil.

Aquí lo único que lacera los derechos de los cubanos es el injusto bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra la isla, reconocido como el sistema de sanciones unilaterales más prolongado y cruel que haya conocido la historia humana.

Su objetivo, desde el 6 de abril de 1960, ha sido la destrucción de la Revolución a través del desencanto y el desaliento de sus ciudadanos ante las escaces materiales provocadas por medidas norteamericanas enfiladas a causar hambre y desesperación en el pueblo.

Sin embargo, aún a expensas de los terribles impactos del bloqueo el gobierno cubano se ha superado garantizando lo elemental para todo hombre, entiéndase por esto, el derecho a la alimentación, salud, educación, a que nadie sea sometido a esclavitud o servidumbre y menos aún a tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Toda persona acusada de delito en Cuba tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad y su ley Constitucional ampara la libertad de pensamiento, conciencia, religión, opinión y expresión.

Pero los contarios al Socialismo cubano, no ven la ejecución de estos derechos correctamente sino a través de tergiversaciones imperdonables.

Para ellos las Damas de Blanco son mujeres sencillas que reclaman por sus hijos presos pero omiten que ni siquiera las Madres de la Plaza de Mayo, según Hebe de Bonafini, presidenta del movimiento argentino, quieren que se les confunda como unidas por un mismo objetivo.

Ellos asumen que Estados Unidos es el país perfecto, la opción para salir del subdesarrollo pero no cuentan cómo en ese territorio fueron ejecutadas 46 personas en el 2011 condenadas a Pena de Muerte mientras en Cuba, a pesar de existir tal sanción a todos los que la tenían se les conmutó por  30 años de prisión.

Tampoco hablan, o escriben, sobre las decenas de detenidos en Guantánamo en contra de la Convención de Ginebra y del plazo de un año fijado por el presidente Obama para el cierre de la instalación, según el informe anual de Amnistía Internacional.

Y ni mencionan el tratamiento que le ha dado la policía newyorkina a los Indignados de Walt Street desde que comenzaron las protestas frente a centro financiero del mundo.

Lo que sí hacen es disparar mentiras contra un gobierno que lucha por sacar a su pueblo de la tormenta de escaceces en que Estados Unidos de América lo ha sumido con sus restricciones genocidas.

Anuncios