Mientras haya un cubano, existirá el “invento”


Dicen que los inventores están en peligro de extinción. Yo no lo creo. En especial porque mientras haya un cubano en el mundo, estará el “invento” como método de sobrevivencia.

Una encuesta entre familiares y amigos cercanos me confirmó el siguiente concepto de invento:

“Solución ingeniosa a cualquier problema enredado, difícil, y aparentemente eterno. Traído a Cuba desde África y España, mejorado por los criollos y perfeccionado por los cubanos nacidos a partir del período especial, o que enfrentaron su etapa más dura. Necesita de pocos materiales: algún pedazo de cable, un trozo de madera, cualquier clavo o tornillo (virado o derecho),  fragmentos de alguna lavadora, puerta, hornilla, todo en dependencia de lo que se quiera rearmar”.

“Siempre surgen a partir de los restos de algo que sirvió”, dice mi madre mientras re-confecciona unas lámparas desarmadas, cual rompecabezas, que vendieron a unos centavos rebajadas en la tienda.

Mi hermana es un poco más auténtica, ella solo improvisa con papel, o con telas en una suerte de Art Attack subdesarrollado, aunque no siempre le salen bien los resultados.

Y es que inventar tiene sus riesgos: si se cose con retazos puede que la pieza parezca una saya o una pañoleta cuando debe ser una blusa, y si se trabaja a partir de la electricidad ocurrirán dos cosas: un apagón o un infarto cuando llegue la cuenta de la luz.

Es tanta la reputación del cubano con esto de las innovaciones que se dice que él inventó la nostalgia y que por eso extraña tanto, también se cuenta que la libreta de abastecimientos es cosa nuestra y de nadie más, igual que los camellos, los coches como medio de transporte, el jabón envuelto en medias para lavar, los carros trasplantados con motores de cualquier cosa, en fin…

Según la Wikipedia, se reconocen dos patrones básicos que motivan la invención humana: la inquietud científica y el afán de obtener dinero. Pero yo, particularmente, sumaría otra a la lista que la enciclopedia libre, pero capitalista, no incluyó: la necesidad.

Los invito a que comenten, en este post y en homenaje al Día de la Ciencia Cubana (en este caso popular), los inventos cubanos más locos que haya visto por ahí….

 

Anuncios