4 días ¿en Guantánamo?


Por Yisell RODRIGUEZ MILAN

“Guantánamo es mucho más que la Base Naval” replica indignada Elena, una cibernauta que leyó en el Clarín.es, periódico digital argentino, el siguiente titular: “A usted no le gusta la verdad, 4 días en Guantánamo”.

La nota de prensa hacía referencia al documental, así llamado, de los realizadores Patricio Henríquez y Luc Côté. Ambos llevaron a la gran pantalla la historia del adolescente Omar Khadr, canadiense de ascendencia árabe acusado de asesinar un soldado norteamericano en Afganistán y retenido durante más de seis años en la Base Naval yanqui, ilegalmente enclavada en territorio cubano.

Sin dudas, las siete horas de tortura padecidas por este joven de 15 años merecían la atención. Pero una cosa es exigir justicia ante la impunidad con que Estados Unidos viola la Convención de Ginebra que regula el tratamiento a los prisioneros de guerra y la Convención Internacional sobre los Derechos del niño, y otra bien distinta es confundir a la opinión internacional con frases absolutistas como “4 días en Guantánamo” en vez de “4 días en la Base Naval Norteamericana de Guantánamo”.

Desde el titular, pareciera que Omar  Khadr fue apresado, incomunicado y  torturado en la ciudad y no en el emplazamiento militar.  No debería olvidarse con tanta facilidad que esta región, además de ubicación de la Base Naval, también es hogar de más de 500 mil guantanameros radicalmente opuestos a los procederes político-militares del gobierno norteño.

Desde 1901, con la aprobación de la Enmienda Platt cuando todavía Cuba era colonia yanqui, los habitantes de esta región deben convivir con un enemigo armado a solo 30 kms de sus casas.  Apenas 117, 6 km2  (solo 49, 4 de tierra firme) ocupa esa zona militar del total de 6 mil km2 de la provincia, y con eso ha sido suficiente para mantener este pueblo en alerta y a la defensiva por mucho más de un siglo.

Por tal razón, hiere al guantanamero que se absolutice y use “Guantánamo” donde debe decir “emplazamiento ilegal yanqui” o “base de torturas norteamericana” para hacer referencia a los tratamientos crueles con que se laceran los derechos humanos en esa extensión de Estados Unidos, por desgracia localizada en Cuba.

Con respecto al documental “A usted no le gusta la verdad, 4 días en Guantánamo”, según El Clarín.es, esta es la historia:

En junio de 2002, Omar Khadr fue detenido en Afganistán y acusado de asesinar un soldado de las fuerzas especiales estadounidenses. Se le trasladó a esta Base, donde le torturaron y negaron la posibilidad de un abogado.

Más de seis años transcurrieron hasta que la Corte Suprema de Estados Unidos ordenara al Servicio de Inteligencia y Seguridad Canadiense (CSIS) la cesión del material relacionado con el caso a los tribunales.

El filme muestra imágenes reales del interrogatorio a Khadr tomadas por una cámara de vigilancia ubicada en su celda y reflexiona acerca de la posición asumida por Canadá, país que a pesar de las reiteradas exhortaciones de Amnistía Internacional y la UNICEF se niega a pedir la extradición o repatriación del joven.

Otra vez vuelve Guantánamo a ser una de las etiquetas más solicitadas de Internet por culpa del emplazamiento militar enclavado en esta zona y en el que se maltratan supuestos terroristas. Yotra vez es necesario recordar, a quienes denuncian las atrocidades que allí ocurren, cuidado con absolutizar: Guantánamo es más que la Base Naval.

Anuncios