¿Cuántos somos? ¿Cómo vivimos?


 El 14 de septiembre del 2012, a las 12:00 de la noche, las estadísticas poblacionales de Guantánamo quedarán congeladas en los informes nacionales e internacionales obtenidos a partir de su  investigación sociodemográfica más importante de cualquier región del mundo

Por Yisell Rodríguez Milán

Foto: Lorenzo Crespo Silveira

Quizás para el 30 de junio del 2013 conozcamos, a ciencia cierta, cuántos somos y cómo vivimos. Ya los pasillos de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) vaticinan con sus preparativos el ajetreo que vivirá la provincia durante el Censo Nacional a realizarse entre el 15 y 24 de septiembre de este año, informó a Venceremos Rolando Rill Barrientos, delegado territorial de esta dependencia.     

Este levantamiento estadístico tendrá como referente el llamado “momento censal”, o sea, el 14 de septiembre a las 12:00 PM. Ese día, a esa hora, Guantánamo y toda Cuba, quedarán congelados como una fotografía en los registros estadísticos de la ONEI, informe del cual quedarán fuera, por ejemplo,  los fallecidos o nacidos unos minutos después.

Según Rill Barrientos, las 240 tareas de este proceso se ejecutan desde finales del 2011, pues el 23 de mayo se constituyó la comisión provincial que lo organizará dirigida por Luis Fernando Navarro Martínez, presidente de la Asamblea del Poder Popular en el territorio, y en junio ya estaban creadas las municipales.

Además, un sondeo previo de la ONEI ya mostró que Guantánamo tiene aproximadamente 511 mil 116 personas y un total de 420 asentamientos (18 urbanos y 402 rurales). Y hasta cada uno de los hogares llegarán los estudiantes de la Enseñanza Técnico Profesional y universitarios que asumirán esta tarea armados de formularios y mapas.

Durante el censo, ninguna persona estará obligada a presentar sus documentos oficiales, ni siquiera el título de propiedad de la casa o el carné de identidad porque la entrega de la información es voluntaria y confidencial, se confiará en la palabra del ciudadano.

Únicamente se empleará la suma de todas las cifras para identificar las generalidades numéricas de la población puesto que solo así conocerá el Estado cubano la cantidad de habitantes por edad, sexo, en ciudades y caseríos, en el llano y la montaña, las principales afectaciones de las viviendas, los tipos de hogares y familias según su tamaño y composición, el porciento de amas de casas, estudiantes, jubilados, casados, solteros o viudos así como el grado y nivel de escolaridad promedio de sus pobladores.

Este es el cuarto censo que se realiza luego del triunfo revolucionario. El primero fue en 1970, otro en 1981, y  el siguiente en 2002. Transcurrieron 31 años del segundo al tercero debido a las irregularidades económicas que presentó Cuba  con el derrumbe del campo socialista y a pesar de que las convenciones internacionales al respecto establecen que debe efectuarse cada 10 años.

Hoy, como contraposición a su historial, el país se ha propuesto cumplir el plazo exacto de una década entre uno y otro censo, y de ello dan fe los preparativos en Guantánamo de la investigación sociodemográfica más importante de cualquier país.

Anuncios