Más de 800 cerebros atentos a una fecha


Por Yisell RODRÍGUEZ MILÁN

Foto: Demetrio FUENTES RODRIGUEZ

A más de 850 estudiantes, se les dice hoy en el matutino de la ESBU Mayor General Pedro Agustín Pérez, lo que hizo el patriota en Guantánamo un 24 de febrero de 1895, cuando todavía los yanquis no se habían apoderado de la silla presidencial y la Base Naval norteamericana no constituía peligro (porque no existía).

Y los muchachos abren grande los ojos.

Para ellos constituye motivo de orgullo saber que su localidad, ese pedazo de tierra por el que se empieza a ser nacionalista y revolucionario, fue escenario de tan grandes hechos: aquí los alzamientos del 24 de febrero de 1895 fueron más organizados que el resto del país, se firmó la única acta que reconocía el reinicio de la guerra, se obtuvo la primera victoria y se dieron a la Patria los primeros muertos.

Sólo por escuchar esos detalles, ellos  arribaron, especialmente temprano, a la secundaria. Ya sabían que sería un día especial porque su escuela no  todos los días es 24 de febrero, fecha de la acción más significativa de la provincia protagonizada, además, por el mártir cuyo nombre porta el plantel.

María Luisa García Peña, una de las 277 adolescentes que allí cursan el  8vo grado, nos dice que cada 24 de febrero la alegría llena la escuela.

“Hoy tenemos el matutino especial, pero toda la semana rendimos homenaje a los alzamientos que reiniciaron el proceso revolucionario cubano. El martes, por ejemplo, fuimos con la guía y el director a La Confianza. Allí vimos donde están los restos de los mambises guantanameros y conocimos curiosidades históricas del hecho”, cuenta entusiasmada María Luisa mientras ve como sus compañeros se acercan para narrar, ellos también, sus experiencias a la prensa.

Cuando todos estuvieron juntos, y esta periodista logró calmar el entusiasmo que los alborotaba, Daymé Díaz, otra adolescente de 13 años comenta:

“Creo que lo más impresionante cuando uno visita el Mausoleo del Mambisado es todo lo que el Mayor General hizo aún desde la manigua donde llevaba 18 meses oculto de la policía secreta española. Eso es grande. Ojalá yo pueda hacer, un día, algo así por Cuba”.

Una profesora de Historia de Cuba, que nos escuchaba, intervino:

“Periodista -dijo ella- si hay una cosa que se enaltece en esta escuela es la localidad. Aquí no se pierde tiempo para vincular todas las asignaturas con la fecha. Incluso, por estos días, incentivamos conversatorios, fuimos a La Confianza, Monumento Nacional a siete kilómetros de la ciudad cabecera, y organizamos todo para rendir hoy un homenaje especial a la máxima figura histórica del territorio”.

El matutino, como dijo la profe Carlina Esther Salazar Salazar, fue tan especial como la fecha.

Los niños, formados, saludaron la ofrenda floral al Mayor General, el izaje de la hermosa bandera cubana y entonaron “al combate corred bayameses/ que la  Patria os contempla orgullosa” con ímpetu similar al de quienes van a la lucha.

Inmediatamente después, al unísono, todas las voces dedicaron sus acciones estudiantiles a los aniversarios 50 de la Campaña de Alfabetización, 55 del desembarco del yate Granma, 50 de la Unión de Jóvenes Comunistas, y a los Cinco antiterroristas cubanos detenidos en Estados Unidos.

Luego sonaron las canciones y discursos conmemorativos. Y una jovencita, Lianer Tamayo, delgada pero de voz contundente, recitó unos versos dedicados a Pedro Agustín Pérez en los que  lo comparó con las montañas, el café y la caña tan preciados en Guantánamo como la libertad.

Al finalizar, Ruberlandy Rojas Torres, el director del plantel, invitó a sus estudiantes a una visita al Hospital Infantil Provincial Pedro Agustín Pérez.

“Ya estuvimos en varios lugares, incluso en la primaria 24 de febrero donde nuestros alumnos intercambiaron con aquellos que son más pequeños pero a los que los une este día. Hoy vamos a continuar el periplo, esta vez con la visita a un centro donde los niños enfermos necesitan de nuestra alegría y música que son tributo a esta fecha necesaria”, concluyó.

Anuncios