Desfile que se oyó y se sintió


Por Yisell RODRÍGUEZ MILÁN

Fotos: Demetrio FUENTES, Leonel ESCALONA y Lorenzo CRESPO 

Las casas cerradas, las calles vacías, y el silencio reinante en amplias zonas del sur, el este y el suroeste de la ciudad de Guantánamo, el Primero de Mayo, anunciaban la explosión ciudadana que desde la madrugada caracterizó el Norte de la urbe.

En esa zona, entre las 5:30 y las 6:30 am se vio gente desayunando en los contenes de las aceras, conversando, preparando bajito las consigas que vociferarían al pasar frente a la presidencia del gran acto enla Plazadela Revolución MarianaGrajales… Desdela Avenida CamiloCienfuegos hasta Paseo y por todo el 5 Oeste hasta el Reparto Caribe se vivía ese ajetreo.

Dos jóvenes mexicanos, Alan Ramón Sánchez y Fermín Jacho González, estudiantes de medicina, corrían con la bandera de su país hacia Carretera y San Lino para unirse al resto dela Facultadde Ciencias Médicas. “Es la primera vez que desfilaremos conla Revoluciónun Primero de Mayo”, dijeron y continuaron su carrera.

Ellos, como otras delegaciones extranjeras, vivían las emociones del día con el asombro de quienes en sus países, en jornadas como esta, no ven respaldo a las decisiones gubernamentales sino protestas, no escuchan “vivas” sino reclamos.

A las 7:30 de la mañana, comenzó el desfile. Las notas dela Internacional, el Himno Nacional y el discurso de Isbel Guilarte  Reyes, Secretaria General dela Centralde Trabajadores de Cuba en el territorio anunciaron el inicio.

Gladys María Bejerano Portela, vicepresidenta del Consejo de Estado y Contralora General dela República, y Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en la provincia, ambos miembros del Comité Central de la máxima organización política del país, encabezaron la marcha.

Junto a ellos iban Inés María Chapman, miembro del Consejo de Estado y presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos e integrantes regionales de la dirección política, de gobierno y del Estado.

Detrás, casi 500 combatientes dela Revolución Cubanaen Playa Girón, Angola, Etiopía, El Congo, Cabo Verde, Granada, Libia y Nicaragua, con los pechos repletos de medallas, los seguían como parte del primer bloque trabajador.

Inmediatamente después, frente a los ojos atónitos de un planeta que cuando oye “Guantánamo” piensa enla Base NavalNorteamericana y sus presos, los integrantes de los 17 sindicatos del territorio desfilaron sonrientes, tranquilos, con sus hijos en hombros o de la mano, y reafirmando la confianza en su Partido a toda voz.

“¿Dónde están los trabajadores?”, preguntaban los locutores desde la tribuna, y abajo el océano de pueblo azul, rojo y blanco, como su bandera, respondía con la fuerza de más de 110 mil hombres juntos “!Aquí!”.

Por la avenida central que atraviesala Mariana Grajalesse levantaban fotografías de Fidel, Raúl, el Che, Mella, Camilo, Vilma, Lázaro Peña, Jesús Menéndez, René, Ramón, Gerardo, Fernando, Antonio…los héroes de ayer y de hoy desfilaban junto a los proletarios.

A veces, incluso, parecía que los enormes carteles caminaban solos, y era un todo un ejército de gigantografías, dibujos, y letras rojas en fondos blancos donde podía leerse: “¡Aquí no se rinde nadie, carajo!”, “Preservar y perfeccionar el socialismo es nuestro deber supremo”,  “Unidos en el deber”, “Abajo el bloqueo”, “Libertad para los Cinco”, “Más productivos y eficientes”, “¡Viva Cuba libre!”, “¡Patria o muerte! ¡Venceremos!”…entre otros.

Sindicatos como el Metalúrgico, la Industria Ligera, la Alimentariadejaron escuchar a su paso el contundente y alegre “¿Se oye? ¿se siente? …” que anunciaba su presencia, Cultura lució vestuarios de papel, disfraces de semidioses romanos, cámaras de televisión, caretas de carnaval, y los trabajadores por cuenta propia del Transporte embellecieron una docena de bicitaxis y los incorporaron al desfile, junto a una camioneta particular.

Comunales levantó escobas con flores, la Administración Públicay el Partido Comunista de Cuba alzaron blancas palomas de la paz y Salud enarboló pancartas con corazones rojos, jeringuillas, mientras los operarios de la Campaña Antivectorialhacían sonar sus bazucas de fumigación.  

Conla Empresade Flora y Fauna desfilaron 15 músicos dela Tumba FrancesaPompadour-Santa Catalina de Ricci, primera Obra maestra Cubana Patrimonio Oral e Inmaterial dela Humanidaddeclarada porla UNESCO, quienes imprimieron un cubanísimo toque a la marcha.

Y en tanto los proletarios y sus familias desbordaban con su tránsito y su alegríala Plazadela Revoluciónotros, allí mismo, trabajaban. Tal fue el caso de los tres equipos médicos dela Cruz Rojaapostados en los alrededores dela Mariana Grajales,  los operarios de la pipas abastecedoras de agua potable y los periodistas que entre la multitud o desde la unidad remoto de CMKS transmitían para Cuba y el mundo, en vivo.

Alrededor de las 9:30 am, con las banderas, bandas musicales y otras iniciativas del Sindicato de la Educación, la Cienciay el Deporte, acabó el desfile. Rápida, organizada y fiel reflejo del apoyo de los trabajadores a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, había sido la marcha por el Primero de Mayo de este 2012.  

http://www.venceremos.cu/pags/varias/portada/desfile_repercusion_3024288.htm

Anuncios