Esto lo escribió un amigo, tremendo periodista y amante de Guantánamo….

Desde este lado de la Isla

Por Adriel Bosch Cascaret

Fotos: Lorenzo Crespo, Leonel Escalona y Demetrio Fuentes

Caminar todos los días por las mismas calles, del mismo vecindario, de la misma ciudad, puede parecer infinitamente monótono. Quizás por eso al tiempo se pierde la mirada profunda y con ellas los detalles del cambio o de lo perpetuo apartado por la invariable visión de cada día.

Caminar por las calles de Guantánamo para muchos constituye un ritual de vida aburrido y desteñido. Para mí, es la posibilidad latente de ver algo nuevo, o de encontrar lo inusual al estilo de Sherlok Holmes.

Las calles de mi ciudad, con su trazado catalán del siglo XIX, presumen de su anchura y rectitud kilométrica, y según especialistas, eso contribuye a la imagen del poco cambio. Pero todo eso no quita que haya joyas y pequeños tesoros que descubrir, solo con aguzar la vista para matar detalles.

Vivo feliz de…

Ver la entrada original 214 palabras más

Anuncios