Cowboys en Guantánamo


Sumario: Unos 500 estudiantes de la educación técnica disfrutaron de un espectáculo sencillamente incomparable. Sociedades científicas, exposición de medios de enseñanza, presentación de investigaciones, rodeo…   

Por Yisell RODRÍGUEZ MILÁN

Fotos: Lorenzo CRESPO S. y Leonel ESCALONA F.

Con sombreros vaqueros, camisas con mangas largas, apretados jeans y una habilidad y conocimientos tremendos, se lucieron los participantes enla III FeriaDocente Agropecuaria provincial, que tuvo lugar a finales de abril último en el Instituto Politécnico Agropecuario Manuel Simón Tames Guerra, de Niceto Pérez.

Alrededor de 500 estudiantes disfrutaron allí de un espectáculo académico que incluyó la presentación de investigaciones enfocadas hacia la solución de las dificultades dela Educación Técnico-Profesionalen Guantánamo y el despliegue de las habilidades adquiridas en algunos de los 18 centros politécnicos y 12 mixtos de esa enseñanza del territorio.

Como consecuencia, los pasillos del  IPA Manuel Tames,  como se le suele llamar al centro, ese fin de semana, eran casi intransitables. A derecha e izquierda proliferaban exposiciones científicas similares al muestrario de semillas y de la dinámica del desarrollo del cacao y el coco traídos desde Baracoa por el centro mixto Wilber Galano y el IPA Limbano Sánchez.

Al unísono, politécnicos como el Horacio Matheu Orihuela, de Yateras, y el 28 de Enero, de la ciudad de Guantánamo, junto al Reynaldo Castro, de El Salvador, exhibían plantas medicinales, manuales de manejo agroecológico de plagas, subproductos de las industrias rurales y el resultado de la aplicación de los 30 subprogramas dela Agricultura Urbanaen sus localidades.

En otros espacios de la sede ferial, trabajadores de la Asociación Cubanade Producción Animal vendían libros como  Maletín de campo, o el muy buscado Manual de Tecnología Agropecuaria, y los de Labiofam atrapaban con sus productos la atención de los pobladores de la comunidadLa Inagua que por allí andaban.

Y mientras esto sucedía en el primer piso del plantel, los profesores se adueñaban del segundo con los medios de enseñanza fruto de su iniciativa. En esa categoría resultaron relevantes los trabajos  Experiencia sobre tareas integradoras, de Clemencia Claro Ravelo, Multimedia para el estudio del abono orgánico,  de Ibia Villalón Jiménez, Sistema de actividades para elevar la motivación hacia la asignatura Trabajo, de Nilsa Fournier Laffita y Profesionalización de las asignaturas en función de las especialidades técnicas, de Amelia Echeverría Dedieu.

Ciencia, destreza y pasión

Javier Alejandro Reyes Betancourt fue uno de los jóvenes que participó en algunas de las más rudas competencias de la Feria.Él cabalga y maneja a los animales con la firmeza de los buenos vaqueros. Tiene 16 años y quien lo ve ya puede imaginar el habilidoso agropecuario que será.

Dice que le gusta lo que estudia, que desde pequeño aprendió los secretos del campo con su padre y que no hubiera elegido otra especialidad que Zootecnia Veterinaria ni aunque se lo hubieran propuesto.

Su destreza lo hizo merecedor de los halagos del jurado, integrado por especialistas dela Direcciónprovincial de Educación y profesores del centro, cuando se las ingenió para ordeñar a la vaca Pintura, de 280 kilogramos de peso, mientras un ternero empecinado se le interponía intentando tomar leche de la madre.

Sin embargo, allí no solo Javier brilló. Otros estudiantes de Veterinaria, Agronomía y Obrero calificado agropecuario, se lucieron en la actividad que más aplausos y alegrías levantó en la feria: el rodeo.

Adiestrados y apoyados por trabajadores dela Empresa AgropecuariaIván Rodríguez, nueve alumnos -cuatro de ellos hembras- salieron a campo abierto dispuestos a competir en los juegos tradicionales a caballo, actividad que les sirvió para desplegar algunas de las habilidades  aprendidas en las escuelas.

Entre ellos se hallaban las “amazonas” Madelín Carrión Gómez  y Yenisleidis Martínez Vizcailla, quienes mostraron una pericia sin igual en las corridas a caballo y el engarce de las cintas.

Los varones, aunque participaron en los topes mencionados, se lucieron en competencias más fuertes como arrancarle la cabeza al pato o aquella que implicaba agilidad y rapidez al bajarse de los animales y sentarse en sillas que nunca alcanzaban para todos.

Tal como indica el Lineamiento 150 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución,la Feria Docente Agropecuaria, con sus actividades potenció el reconocimiento a la labor de los técnicos de nivel medio y obreros calificados de las carreras que necesita hoy la economía del país.

Estos muchachos, que ahora estudian en los IPA del país, serán los protagonistas de un sector con gran incidencia en la producción de alimentos y la sustitución de importaciones pero que necesita, no solo de manos fuertes, sino además de hombres tan capaces e instruidos como exige la actualización económica cubana.

Donde no se pierde ni el grito

Es la tercera vez quela Feria DocenteAgropecuaria se efectúa en el IPA Manuel Tames Guerra, a 9½ km de la ciudad de Guantánamo. Cuando se inició, en el 2010, bajo el imperativo de incentivar a los estudiantes de noveno grado por las carreras agropecuarias, se eligió la escuela como sede por sus buenos resultados.

Y eso que el colegio no era ni remotamente lo que es hoy.

Según José Ángel Álvarez Márquez, director del centro, y Fidel Balbier Fermoselle, subdirector de enseñanza práctica y producción, hace poco más de un año el centro cambió de lugar y variaron, para bien, sus condiciones.

“Antes solo teníamos dos naves para el ganado, las áreas experimentales estaban dispersas y lejos, y cargábamos en cubos el agua para los cultivos y los animales.

“Actualmente son 10 las instalaciones donde resguardamos nuestras especies ovina, caprina, porcina, cunícola y avícola. Las 135 cabezas de ganado bovino las concentramos en una vaquería donde los estudiantes hacen vida interna y aprenden desde el ordeño hasta el enlace de las reses. Aquí no se pierde ni el grito de los animales”, apuntan los profesores.

A esto hay que sumar que ahora, además, tienen agua constante, un sistema de riego por aspersión y ocho áreas experimentales favorecidas por los convenios conla Agropecuaria IvánRodríguez,la Direcciónprovincial de Trabajo y las empresas Porcina, Avícola, Cultivos Varios y Agricultura de Montaña.

También disfrutan de una clínica donde los alumnos de Zootecnia Veterinaria – especialidad que solo allí se estudia- realizan necrosis y estudian a los animales enfermos bajo la supervisión de Carmen del Milagro Odio Brooks, la única Doctora en Ciencias Pedagógicas dela Enseñanza Técnico-Profesionalen Guantánamo.

Este IPA tiene implementados 28 de los 30 programas de la Agricultura Suburbana, se autoabastece de huevos y hortalizas y  está reconocido entre los centros que mejores condiciones posee para cumplir las exigencias teórico–prácticas de las ciencias agropecuarias.

Anuncios