La Odisea del Honor


Por Yisell RODRÍGUEZ MILAN y Jessica ELÍAS DOMÍNGUEZ, estudiante de Periodismo

Fotos: Lorenzo CRESPO SILVERA

A mediados del 2013, Guantánamo entrará, durante 27 minutos y en horario estelar de la televisión cubana, en aquellos hogares donde haya como mínimo un amante de las aventuras, los conflictos, el suspense, la acción o la historia de la Isla.

“La Odiseadel Honor”, una serie para niños y adolescentes filmada en esta provincia dará un respiro a la pequeña pantalla de los héroes fabricados en Estados Unidos y Europa, para atrapar a la juventud con las peripecias en tercera dimensión de los expedicionarios que el 1ro de abril de 1895 desembarcaron por Duaba, en Baracoa.

Hasta aquí, esta semana, llegaron los principales decisores de esta coproducción entre el ICRT y el Telecentro Solvisión.

Uno de ellos es Roly Peña Lorenyo, el director, quien ya produjo aventuras como El elegido del tiempo y Enigmas de un Verano, otro es el guionista Eduardo Vázquez Pérez y el tercero, su asesor histórico Hugo Crombet Bravo, nieto del Mayor General Flor Crombet, mambí designado por José Martí como jefe de la expedición que arribaría a Cuba, desde Costa Rica, para reiniciarla Guerra Necesaria.

Montañas adentro

Allí donde se hospedan, los atrapamos. Una habitación diminuta sirvió de escenario a la entrevista múltiple, en tanto nuestras cámaras captaban la pasión de estos hombres por Guantánamo, territorio que llaman “el de los grandes desembarcos”. Se refieren, por supuesto, al de Colón yla Goleta Honorpor Baracoa, Martí y Gómez por Playitas de Cajobabo y Calixto García por el norte de Nibujón.

“El casting será aquí porque queremos que todo, desde los actores hasta el paisaje, sea guantanamero. Podrán presentarse los que tengan algún parecido físico o de actitud con héroes como Antonio y José Maceo, Flort Crombet, Agustín Cebreco, Periquito Pérez, Arcid Duvergel o el resto de la expedición”, explica Roly Peña, quien desde el 2009 coordina el trabajo aquí.

Dela Habana, para la serie, sólo vendrán los equipos técnicos y los especialistas de vestuario, dirección de fotografía, maquillaje y peluquería.

El 15 de octubre de este año se “tirarán” los primeros planos de la serie. Filmarán, especialmente, en los centros urbanos de Baracoa y Guantánamo, aunque el equipo técnico también recorrerá la ruta de los independentistas y grabará en Alto del Pino, Altos de Palmarito, y Yateras donde captarán imágenes de auténticos descendientes aborígenes.

“Empezaremos a contar la historia desde el desembarco y terminaremos cuando Maceo, tras la dispersión de su gente, la muerte de Flor y otros sobresaltos, arma al fin su tropa. Y lo haremos sin teque, sino de una manera atractiva para la juventud.

“Por eso usaremos los gráficos de computación que aunque no sean el más realista de los lenguajes para las viejas generaciones, sí es bien asimilado por los adolescentes”, explica el joven director de televisión.

La serie tendrá 12 capítulos, la banda sonora será de Buena Fe y la música incidental de Juan Antonio Leyva, artista laureado con un Goya en composición cinematográfica.

Mientras, el guión se basará en La expedición del Honor, libro de Hugo Crombet Bravo, quien aporta sangre guerrera al proyecto fílmico.

Este nieto de mambí tiene 75 años de edad, pero a él no parecen importarle ni arrugas ni canas. La alegría con que asume lo que pondrá a su familia, otra vez, en boca del pueblo por sus proezas, lo confirma.

“Desde que nací escucho anécdotas sobre Flor y por eso en 1990 fui a Baracoa por primera vez para participar en los homenajes del primero de abril. Allí percibí que no se conocían bien detalles históricos que yo sabía por tradición así que empecé a investigar sobre mi abuelo hasta su muerte en Alto del Palmarito el día 10 de abril de 1895.

“Busqué viejos documentos, mapas, notas sobre el terreno, datos de la localidad y cuando obtuve todo, averigüé entonces lo que pasó con el resto de los expedicionarios. Tras sus rastros estuve en España, Inglaterra, fui a Costa Rica donde nació Francisco Adolfo, mi papá, y a Bahamas. Al final me salió el libro”, dice quien, como si lo de militar le corriera por las venas, sirvió 51 años al Ministerio del Interior.

Acto seguido, Eduardo Vázquez Pérez, el guionista, nos confiesa otras interioridades.

“Consultamos varios médicos para hacer más creíble la serie. Queríamos mostrar los problemas físicos que con 22 heridas de balas debió tener Antonio Maceo al igual que los dolores de su hermano después tirarse de un barranco y así mismo caminar por las montañas. Con semejantes hazaña no hay película de ficción que rivalice con la verdad.

Explica además que con estos detalles, humanizan a los héroes y el televidente vive la serie como el documental que fue imposible grabar hace poco más de un siglo. Y agrega que su lema, cuando de televisión se trata, es que lo entretenido no es contrario a lo serio sino a lo aburrido.

Ahora la serie está en fase de factibilidad. Con los primeros guiones terminados, sólo resta que las empresas y organismos del Gobierno con los cuales se coordina lo material garanticen electricidad, transporte, locaciones entre otros aseguramientos. Después de todo, será Guantánamo la principal protagonista de esta aventura antigua y para jóvenes pero real.

Anuncios