Que no se quemen los eléctricos con las líneas


Por Yisell RODRÍGUEZ MILAN y Jessica ELÍAS DOMÍNGUEZ (estudiante de periodismo)

Fotos: Lorenzo CRESPO SILVERA

Artillados con botas, cascos y guantes, sin rastro de miedo y con comunicación permanente por walkie-talkie con el despacho provincial, cinco linieros de la Unión Básica Eléctrica cambiaron ayer “en caliente” o lo que es lo mismo sin interrumpir el fluido eléctrico, las crucetas y aisladores del circuito que alimenta el Argeo Martínez, único central de la zafra en Guantánamo.

Según Héctor Alayo Monet, jefe de la brigada, los componentes que quitaron se habían disparado varias veces y eso imponía rápidas reparaciones “en caliente” para evitar paralizar la producción de azúcar o afectar las viviendas y entidades estatales de Manuel Tames y Yateras.

Desde el 2005 no se hacían operaciones de este tipo en la provincia pero Alayo Monet, quien fue de los primeros en ejecutarlas aquí en 1987, comenta que hace un mes otra vez se entrena a los trabajadores experimentados en este procedimiento de alto riesgo. Así disminuirán las horas en apagón a causa de reparaciones eléctricas en el territorio.

“Cuando se trabaja con líneas energizadas son mayores los peligros y si se  equivocan o se hace una incorrecta evaluación de los problemas, los accidentes pueden resultar fatales para el equipo y todos los que estén en la zona”, informa Eleazar Benticuaba Cuevas, jefe de líneas de 110  y 33 kv.

Estas acciones “en caliente” necesitan de condiciones específicas: comunicación permanente con la central de operaciones, conocimiento y destreza de los linieros, buen estado de los medios de protección y materiales de trabajo y un escenario meteorológico sin nublados, lluvias o humedad.

Anuncios