Orígenes y porqués de esta Canción Política


Por Yisell RODRÍGUEZ MILÁN

 

Fotos: Tomadas de Internet

El 4 de agosto de 1957, a las 2:30 de la tarde, una explosión estremeció a Guantánamo. Había estallado la fábrica clandestina de bombas del Movimiento 26 de Julio ubicada en Aguilera No. 751 entre Santa Rita y San Gregorio. Un error durante la elaboración artesanal de algunos proyectiles provocó la voladura.

Los revolucionarios Gustavo FragaFabio Rosell  y Enrique Rodríguez murieron al instante. Sin embargo, otros dos jóvenes: Abelardo Cuza y Jesús Martín, quienes habían acudido en su rescate, fueron torturados y asesinados por la guardia batistiana. 

Casi dos décadas después -en 1976- Lorenzo Cisneros “Topete”, veinteañero por aquel entonces y hoy considerado como una de las figuras representativas de la Nueva Trova en el oriente cubano, junto a Mario Zamora y Josué Oliva, integrantes de los grupos “4 de Agosto” y “Frontera”, deciden rendir tributo a estos mártires de la lucha clandestina y fundan la Jornada de la Canción Política, evento trovadoresco más antiguo de Cuba.

Su propósito era reflejar -guitarra en mano- las inconformidades de la generación que la fundó, reflexionar sobre la realidad de la isla, el amor…, defender la Revolución desde la poética y el simbolismo de la música inteligente y rebelde. Más tarde también devino en espacio para promocionar a desconocidos pero talentosos guitarreros del país.

Desde entonces hasta la actualidad, muchos son los trovadores que han dejado sus notas en la más oriental de las provincias cubanas como invitados a la Jornada. Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Santiago Feliú, Xiomara Laugart, Gerardo Alfonso y Carlos Varela, estuvieron entre los primeros.

También cantarían en las cercanías del Obelisco Mártires del 4 de Agosto –sito allí donde explotó la bomba-  Sara González, Amaury Pérez, Augusto Blanca, Oscar Montero “Cayamba”, Angel Quintero, Vicente Feliú, Pedro Luis Ferrer, Alberto Tosca, Anabel López, Polito Ibáñez, Miriam Ramos, otras figuras de la cancionística cubana contemporánea y agrupaciones como Moncada, Mayohuacán y Manguaré.

Auspiciada por la Asociación  Hermanos Saíz del territorio, la Jornada de la Canción Política con los años ha evolucionado tanto organizativa como conceptualmente.

Hoy confluyen en sus espacios acordes de guitarra, poesía, danza, performance, audiovisuales, debates teóricos… y los artistas llevan su mensaje a instituciones culturales, hospitales y los más disímiles Consejos Populares de la localidad.

Aunque se mantiene la tradicional peregrinación de los participantes en la jornada y centenares de lugareños desde la sede de la AHS hasta el  Obelisco a los Mártires del 4 de agosto, donde siempre tiene lugar un concierto especial frente a los familiares de los caídos.

Anuncios