“Palangana” de trovadores en un Garaje especial


Por Yisell RODRÍGUEZ MILÁN

“En una palangana vieja sembré violetas para ti….”, tarareo mientras me acerco a la dirección convenida para la cobertura periodística: la esquina de Cuartel y Emilio Giro. Allí radica El Garaje, proyecto comunitarioquelos miembros de la Asociación de Hermanos Saíz (AHS) en Guantánamo vincularon -como parte de la XXXVI Jornada de la Canción Política- a La Palangana Vieja, espacio para niños que lleva el arte a sitios insospechados desde el 2009.

Esta es la tercera y última ocasión, dentro del evento, que la vanguardia artística del territorio interactúa con este tipo de público. Antes estuvieron en el Hospital Infantil Pedro Agustín Pérez y en la Casa para niños sin amparo filial del Reparto Caribe, pero aún tienen energías…se les ve.

No es esta la primera vez que el El Garaje abre las puertas a La Palangana…. Según Mercedes Pico Cruzata “la interacción de la AHS y la UNEAC con este programa ya tiene raíces y qué mejor oportunidad que la Jornada para que, además de disfrutar con el talento de los artistas en la comunidad, se fortaleciera ese vínculo”.

Pico Cruzata es Premio Nacional de Cultura Comunitaria y dirige este proyecto teórico -y área física- desde el 1998. Su propósito  es capacitar a los creadores para la interacción social y servir como “laboratorio” donde se estimule culturalmente a las familias de sitios marginales.

A las 5:00 de la tarde de ese sábado 4 de agosto -día de los Martires guantanameros a los que está dedicado el evento trovadoresco- se hizo palpable la buena fusión entre ambas iniciativas.

Norma Simonó Mejías, jefa de la sección de música de la AHS local y máxima organizadora de La Palangana…, organizó el ejército de infantes que no paraban de correr, saltar, gritar…y anunció la presentación de un libro: “Un instante en el aire”. Entonces apareció Noel Mendoza Calzado, el escritor.

Con la destreza singular de quien no solo escribe para ellos sino que además los quiere mucho, Noel rompe la quietud con una interrogante: ¿Cuál de ustedes ha besado a una culebra?  Así atrapa su atención.

No dice él que es dramaturgo, ni que su texto lo publicó en el 2011 la Editorial El Mar y la Montaña, y mucho menos si entre sus páginas los pequeños hallarán “espacios para el juego y el aprendizaje” como indica el prólogo. Él sólo usó su desbordante imaginación -sin metadiscursos ni papeles impresos- para presentar la obra como unas puertas a una aventura.

Y cuando se fue, dos titiriteros de alma trovadoresca, con la acera como escenario, motivaron la agilidad mental de los chiquillos con adivinanzas, juegos, canciones… desbordantes de alegría y optimismo.

La Jornada de la Canción Política en Guantánamo tiene siempre espacio para los niños. Cada año sus propuestas son más organizadas, mejor pensadas desde el arte… y quien sabe si en el futuro -de entre los mismos que hoy son público de baja estatura y mucha energía y preguntas acumuladas- salga un gran artista.

 

Anuncios