¿Cómo celebraron en mi cuadra el Día de la FMC?


Aquello fue como cosa de locos.  Sospecho que fuimos la única cuadra en todo el barrio norte que hizo algo esa noche. Todo gracias a Reina, por supuesto, porque sin ella nunca hubiera estado lista esa caldosa riquísima que sólo costó un peso cubano por federada, ni la música a gusto -sin tantos reggetones- ni los niños tan contentos aún sin cakes y sin refrescos.

Siempre hay quienes escapan al escándalo de las damas para echar un jueguito de dómino. Así es Cuba.

Acá les dejo la prueba visual de lo que allí pasó.

Solo esto quedó, tras tres horas de diversión, de la tradicional caldosa.

Ellos desfilaron con sus ropitas de andar, pero cargados de cariño hacia sus madres y vecinas que pese a la “facha” aplaudieron como si los pequeños estuvieran en la más glamorosa de las pasarelas.

Anuncios