Televisor que seca y refresca


Tengo un amigo, fotógrafo por profesión y artista de alma, que perfeccionó un aparato destinado a desaparecer. Se trata de un televisor de los pequeñitos, en blanco y negro, de eso que hace mucho fueron populares en la mayoría de los hogares cubanos, con excepción de los que poseían estos mismos aparatos, un poquitico más grandes, pero las pantallas se les ponían verdes, o anaranjadas, o violetas.
Resulta que mi amigo encontró una forma de sobrevivir hasta que su escaso salario, reunido, le alcanzara para otro televisor: lo operó.
Después de esto, su Tv tuvo un botón de aire acondicionado para cambiar los canales, y otro de lavadora, quien sabe para qué. Cubanos!!!

Anuncios