Rescate por aire salva dos vidas


“…la Revolución nunca dejará a nadie desamparado”.

Raúl Castro Ruz

Un helicóptero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias sobrevoló la ciudad de Guantánamo y, para sorpresa de cientos de curiosos, aterrizó en la Plaza de la Revolución Mariana Grajales, donde dos ambulancias del Sistema Integrado de Urgencias Médicas (SIUM) aguardaban su llegada bajo la lluvia intermitente.

Dos personas eran trasladadas por aire desde Casimba de Filipinas, en el municipio de Niceto Pérez, hasta aquí. Sus condiciones de salud ameritaban atención especializada con urgencia, pero el huracán Sandy había obstruido el acceso por tierra hasta esa comunidad con tantos árboles derribados y ríos crecidos.

Liuvelis Roblejo Palacios, de 23 años de edad, transitaba por un aborto incompleto y sangraba hacía tres días, mientras que a Aurelio Urgellés Romero, de 74, se le sospechaba un sangramiento digestivo activo. Ambos corrían riesgo de entrar en lo que Alexander Louit Álvarez, vicedirector de coordinación del Sistema de Urgencias Médicas en Guantánamo, denominó un shock hemorrágico, pues ya estaban graves, aunque no en extremo, y necesitaban una transfusión.

Al tocar tierra la aeronave se informó que los pacientes llegaban estables. El tratamiento previo recibido en el consultorio del médico de la familia había surtido efecto, al igual que la vigilancia estricta a las venas canalizadas de ambos pacientes por parte del personal médico y paramédico que viajaba en el helicóptero y de Francisco Acosta, presidente del Consejo de Defensa de Niceto Pérez.

En el Hospital General Docente Doctor Agostinho Neto los esperaba la sangre que necesitaban con urgencia y un equipo de especialistas dispuestos a intervenir quirúrgicamente en caso de ser necesario.

Sin embargo, las últimas informaciones emitidas indican que ni Liuvelis ni Alexander necesitaron operación alguna y que ya están en recuperación. El rápido accionar, en medio de circunstancias meteorológicas atípicas, del Consejo de Defensa Provincial y de las autoridades de Salud en la localidad garantizaron el buen término de una situación crítica que pudo terminar en la muerte.

Anuncios