¡Salud, Chávez!


Por Yisell Rodríguez Milán

Delicado, es ese el adjetivo con que los medios de prensa oficiales de Cuba y Venezuela describen el cuadro clínico actual del presidente Hugo Chávez Frías. El mandatario bolivariano está en cama. Lleva más de un mes ingresado en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ), de la ciudad de La Habana, donde fue sometido el 11 de diciembre a una cirugía. Tiene cáncer.chavez-5905279

El miércoles, en mi cuadra, una incertidumbre ya conocida se hizo sentir otra vez. Corrían rumores de que Chávez estaba en coma. Asimismo pasó cuando Fidel Castro se enfermó y, tras la noticia oficial, sobrevino el silencio de la prensa, los comentarios de los contrarrevolucionarios y el miedo del pueblo a perder a un hombre tan grande como la historia misma.

Por eso la gente esperaba ansiosa, ese día, la trasmisión de las declaraciones ofrecidas en exclusiva por Nicolás Maduro, Vicepresidente Ejecutivo de Venezuela y quien decide su presente , a la periodista cubana Arlín Rodríguez.

La inquietud por el estado de salud de Chávez era generalizad, más aún porque los medios de prensa digitales no dejaban de bombardear sobre el asunto. Ya Ernesto Villegas, ministro de Comunicación e Información de la patria de Bolívar, tuvo que dar una contundente respuesta a Globovisión cuando erróneamente llamó públicamente a Maduro como presidente encargado. Villegas aclaró que en Venezuela, presidente, solo hay uno: Chávez quien fue reelecto el pasado 7 de octubre como mandatario  con ocho millones 191 mil 132 votos para el periodo 2013-2019 .

Tampoco ayudaron a aplacar el desconcierto popular los titulares que sucedieron a la visita Lucía Topolansky, esposa del presidente uruguayo José Mujica. El portal digital UNoticias reproducía las palabras de la primera dama tras conversar con el embajador de Venezuela en Uruguay, Julio Chirino, quien se encuentra en La Habana, y con el representante uruguayo en Cuba, Ariel Pergamino, sobre el estado de salud de Chávez.

–         Es bastante imprevisible, dijo la también senadora y exhortó a esperar y tener esperanzas en la recuperación.

Y ni hablar de las noticias de cierto diario español, de cuyo nombre no quiero ni acordarme, que especuló sobre una posible “desconexión” de Chávez de los aparatos médicos que lo ayudan a sobreponerse de su  padecimiento.

El horario de la Mesa Redonda, en Cuba, serviría para aplacar la sed de interrogantes de los preocupados por Chavez y desinformados por Internet. Pero no lo logró del todo. Mis vecinos continúan preocupados, casi tanto como si estuvieran en la sala de espera de ese hospital donde está, quizás respirando con ayuda de algunas máquinas, Hugo Chávez.

Supongo que confiamos demasiado en que los deseos de salud dedicados al mandatario en la medianoche del último día del 2012 tendrían un rápido efecto. No fue así. Sin embargo hay fe.

Chávez, de 58 años y al frente de Venezuela desde 1999, según algunos medios digitales ya pasó tres veces por el quirófano.  Qué tipo de cáncer padece y qué órganos de su cuerpo han sido afectados por la enfermedad, yo no lo sé, aunque tampoco me importa. En realidad lo que sí  interesa es que está en buenas manos, y que muchos son los cubanos que quieren verlo de pie, otra vez hablando con ese carisma tan suyo en el Aló, presidente, comunicándose por su cuenta de twitter,  dando discursos, y cambiando al mundo desde Venezuela. Hombres así no nacen todos los días, ni deben morir tan rápido.

Anuncios