Desde la UCI, en La Habana.


Amigos,

Les escribo desde la capital de Cuba. Tuve que viajar unas 16 horas para llegar aquí pero valió la pena. La Habana debe ser una de las ciudades mas hermosas del mundo, no por gusto tantos extranjeros la visitan. Yo la llamo la ciudad-truco, porque para todo problema tiene el habanero alguna ingeniosa solución.

Desde hace unas dos horas, con un grupo de Jóvenes Comunistas, estoy de visita por la Universidad  de Ciencias Informáticas.  Esta es una escuela gigantesca, organizada, como una gran ciudad . Tiene grandes edificios y calles, mucho espacio, muchos pasillos, mucha gente. Es la primera vez que estoy aquí.

Todavía recuerdo cuando comenzaron a construirla. Era parte de un proyecto del gobierno cubano conocido como “Proyecto Futuro”, con dos objetivos: informatizar el país y desarrollar la industria del Software para contribuir al desarrollo económico del mismo.  La remodelación de los antiguos edificios, que pertenecían a una base de radioescucha, y el levantamiento de otros inmuebles, se efectuó en 106 días, lo que permitió comenzar su primer curso con dos mil ocho  estudiantes y más de 300 profesores de todo el país el 23 de septiembre de 2002.

En Julio del 2007 la UCI graduó sus primeros mil 334 Ingenieros en Ciencias Informáticas.

Se de buena tienta que aquí se forman excelentes profesionales. Una de mis primas, Nadiezka Milán, se graduó  en esta atípica Casa de Altos Estudios durante su primer curso, mientras que la hermana de ella, Nadiela, en el 2011 salio con titulo de ingeniera.  También hoy camina por los pasillos de esta institución Jorge Martínez, otro primo. Las generaciones tanto de Rodríguez como de Milán que son las raíces de mi árbol genealógico, se van sucediendo unas a otras en una carreta por la cientificidad.

Antes, cuando mis padres eran adolescentes, ni siquiera tenían computadoras. Hoy, las cosas son diferentes, los infantes no se forman en las escuelas sin la ayuda de un teclado y los universitarios no hacen tesis sin usar Internet. Cuba mejora, cambia, y la Universidad de Ciencias Informáticas forma parte del gran futuro que este país lucha por obtener.

Yo,

Laboratorio 307,  UCI.

 

Anuncios