Del monstruo crítico a la belleza creadora


mambiverdad

Por Víctor Hugo Purón Fonseca

Imagen

La crítica cultural puede acicalarse para disimular su estado de monstruo de Frankestein, pero aspira a ser digna de proclamar la buena noticia de la Belleza, como La Fama, que corona el Palacio Salcines, de Guantánamo.

Desde los primeros entrenamientos para darnos la patente de corso de la calificación universitaria en la especialidad y señalarnos los gajes de la profesión periodística, hace 35 años, los profes nos reponsabilizaron con la crítica como contenido.

Nuestra utilidad dependería mucho de cómo se percibiera socialmente esa misión profesional, en la función de ayudar a mejorar las cosas, nos enseñaron.

Escribo esto sólo amparado en la patente de corso de la que hablo, y en la generosidad de los que yo consiga llevar hasta el final de estas líneas.

Independientemente de lo cada quien entienda por crítica periodística, casi todo el mundo espera de ella que le sirva, en…

Ver la entrada original 1.172 palabras más

Anuncios