El delito de Oscar López Rivera: amar a su Patria


Tomado de La Isla desconocida

Por Daniel Rivera Vargas, Alex Figueroa Cancel, Gerardo Cordero, Darisabel Texidor Guadalupe y Daileen Joan Rodriguez
El Nuevo Día
Clarisa López Ramos, hija única del preso político puertorriqueño Oscar López Rivera, manifestó  que eventos como “32 x Oscar” le “avivan la esperanza” de que su papá será excarcelado próximamente”.
“Treinta y dos años son más que suficientes y no hay razón por la cual el presidente (Barack) Obama no le otorgue el indulto presidencial”, dijo López Ramos durante su participación en el evento en la Plaza de Armas del Viejo San Juan, que incluyó encarcelamientos simbólicos de diversas personalidades y miembros de la comunidad, tanto allí como en las plazas públicas de Ponce, Arecibo, Caguas y Mayagüez.
La hija del prisionero político, cuya liberación mediante indulto se ha traducido en un clamor de miles de puertorriqueños que han estado en confinamiento simbólico durante una jornada de 48 horas, comentó la angustia de crecer con su padre en la lejanía.
“Mi papá ha tenido que ver mi vida a distancia. Eso ha hecho duro el camino de la vida”, reflexionó, al referirse a cómo los padres luchan para asegurarse de que sus hijos transiten por “caminos anchos”, pero su reclusión injusta se lo ha impedido.
A media mañana, López Ramos estuvo encerrada por 15 minutos en la celda de aislamiento, una réplica de la prisión en la que vivió su padre por 12 de los 32 años en los que ha estado privado de la libertad y al salir aseguró que “no hay palabras para describir” esa reclusión extrema.
La estructura mide 8 pies por 6 pies y cuenta con fotos iguales a las que tiene en su encierro en Estados Unidos. Además, hay un catre, un inodoro y tres libros que el preso político ha leído en prisión.
La hija del prisionero político recordó que su padre “es una persona que fue condecorada con una medalla de bronce por su valor y heroismo en la guerra de Vietnam, una guerra contra un pueblo que no era el suyo, pero cuando luchó por la independencia de su pueblo, entonces fue condenado y aprisionado”.
“Solo le pido al Presidente que honre ser recipiente del Premio Nobel de la Paz, que es un abogado constitucional y que honre la Constitución y le otorgue el indulto a mi papá lo antes posible”, sostuvo con emoción.
A las expresiones de solidaridad y clamor por la excarcelación de López Rivera se han unido políticos de todas las ideologías, artistas, profesionales, empresarios, estudiantes y líderes cívicos que han entrado por 15 minutos a celdas diseñadas por el artista Nick Quijano.
Se espera que 53 personas se encierren en la celda por espacio de media hora.

Algunas de las personalidades que se han “encarcelado”: 

Imitaciones de las celdas de castigo en San Juan
 
René Pérez, Residente de Calle 13: “Hace falta la unidad. No importan los partidos políticos”, sentenció al artista que entró a la celda entre aplausos de los presentes.
Eduardo Cabra, Residente de Calle 13 y su esposa, la cantante cubana Diana Fuentes: “Apoyamos la excarcelación de Oscar López Rivera!!”, escribió Diana en su cuenta de twitter
  Carlos Delgado, ex pelotero de Grandes Ligas. El exjugador escribió en una pared de la jaula “solo puedo imaginar cuánta fortaleza mental y valentía tienes”.
El músico boricua Andy Montañez y su hija

 

La escritora de origen cubano Mayra Montero

 

 La periodista Lolita Rivera y su hija Joan Gil, que sostiene en su mano un retrato de Lolita Lebrón

López Rivera, de 70 años y natural de San Sebastián del Pepino, fue acusado por cargos de conspiración sediciosa, por sus vínculos con el grupo clandestino Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). En 1980, fue sentenciado a 78 años de cárcel. De los 32 años que lleva en prisión, ha estado 12 en confinamiento solitario, sin poder tener contacto con su familia.
El septuagenario es el prisionero político puertorriqueño que más tiempo ha estado tras las rejas en los Estados Unidos. En el 2010, fue liberado Carlos Alberto Torres, quien cumplió una sentencia de 30 años de cárcel, también por conspiración sediciosa.
En 1999, López Rivera rechazó un indulto del entonces presidente Bill Clinton en solidaridad con otros presos, como Torres, que no recibieron la oferta. El perdón también implicaba que tenía que cumplir 10 años más en la cárcel.
Cabe señalar que a los 18 años, López Rivera se enlistó en las Fuerzas Armadas estadounidenses y combatió en la guerra de Vietnam, batalla por la que fue condecorado con la Medalla de Bronce.
La excarcelación de López Rivera ha sido apoyada por los congresistas Luis Gutiérrez, Nydia Velázquez y José Serrano, trío demócrata y de sangre puertorriqueña. En el 2010, el comisionado residente Pedro Pierluisi también solicitó la liberación del puertorriqueño.

El director de cine estadounidenseOliver Stone, se une a la solidaridad internacional por la liberación de Oscar López Rivera
Anuncios