3 sugerencias para el Concurso de Periodismo “26 de julio” del 2016


Por Yisell Rodríguez Milán

Ya otorgaron los premios del Concurso Nacional de Periodismo “26 de julio” y la noticia me induce a publicar este post, que dejé encarpetado en mi laptop durante casi un año porque consideré que quizás para el 2015 habrían cambiado las razones por las cuales lo escribí en el 2014.

Pero no. Nada cambió, así que desengaveto algunas sugerencias imprescindibles (y susceptibles de enriquecer) pues en una época donde lo digital es columna central de la prensa contemporánea, el periodismo digital pareciera subvalorado en el más importante certamen que convoca a los profesionales de la prensa en Cuba.

Explico.

Todos los años se anuncia la premiación en cada uno de los seis géneros periodísticos tradicionales (información, reportaje, crónica, entrevista, comentario y artículo) en las categorías de prensa escrita y agencias informativas, radio y televisión-video. También se entregan reconocimientos “especial digital” y de fotografía.

Y ese de periodismo digital, cual pariente lejano, parece un apéndice de la convocatoria a juzgar por las limitaciones que posee:

  1. a) se entrega un premio único y excluyente, en tanto en el resto de las categorías del certamen se valoran los géneros, lo cual nos lleva a que
  2. b) no se tienen en cuenta lo suficiente las formas de comunicación propias de este tipo de plataformas,
  3. c) se exige que sea una creación individual de los participantes cuando los mejores trabajos para la web involucran equipos de reporteros, informáticos, diseñadores, fotógrafos, editores y gestores de redes sociales, y
  4. d) nunca se sabe si lo publicado en una plataforma digital puede ser presentado para competir por la categoría de prensa escrita, de video, de radio o en la de periodismo digital.

¿Cómo quedamos entonces los periodistas digitales? Muy poco motivados para participar.

[Sugiero la lectura del acta del jurado de Periodismo Digital]

Soy editora de un sitio web joven tanto en cuanto a tiempo online como con respecto a su equipo que, completo, no pasa de los 30 años de edad y lo mismo realiza multimedias que productos radiales y en video, boletines en PDF, coberturas solo a través de las redes sociales o usa los géneros tradicionales –enriquecidos por hipertextos y otros recursos multimediales- para comunicar sobre la vida de la juventud del país.

Pero cada vez que invito a mis colegas a participar, me enfrento a la misma limitante: el periodismo digital no solo no es protagónico del “26 de julio”, sino que parece poco más que un extra.

Desconozco qué piensan los profesionales de Cubahora, Cubasí, Cubadebate o Cubaperiodistas, plataformas que como Soy Cuba, solo existen online.

Tampoco sé la opinión de los editores de los cientos de sitios existentes en Cuba como extensiones en la web de telecentros, emisoras, periódicos o los tantos profesionales que comparten su oficio con la pasión de bloguear, pero yo -como periodista, editora y bloguera- acá dejo mis sugerencias, que son solo tres.

  • Eliminar la restricción que implica el otorgamiento de “un premio único” en periodismo digital.

Por qué solo reconocer el trabajo más integral, cuando se puede premiar también por apartados (como en el resto de las categorías) :

  • el mejor reportaje multimedial (esté en flash, en HTML 5 o sencillamente colgado en la plataforma con todos sus recursos),
  • el mejor dossier multimedia,
  • el mejor trabajo gráfico (infografía, boletines, líneas de tiempo, etc…),
  • la mejor cobertura en redes sociales (Facebook, Twitter, You Tube, y cualquier otra…),
  • los mejores foros, encuestas, entrevistas online y otros espacios interactivos de contenido periodístico,
  • el mejor post periodístico publicado en un blog o el mejor blog periodístico.

Sé que a nivel internacional hay fuertes diferencias de criterios en cuanto a los géneros del periodismo digital, pero un buen inicio en la labor de reivindicarlo sería que la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) convoque a los profesores de la disciplina por toda la Isla y llegue a un consenso útil para el concurso.

Ampliar las posibilidades de premiación de la categoría no solo motivará a quienes ejercemos esta modalidad reporteril (ya no tan nueva) sino que ayudará a prepararnos mejor para lo que se avecina, a juzgar por los caminos que toma la informatización del país y las formas de consumo informativo que posee la juventud mundial, amante de sus PC, tablets y celulares.

  • Permitir que puedan presentarse al concurso los trabajos realizados en equipo.

Si me dicen un día que he ganado un premio de periodismo digital con una multimedia o un reportaje o una cobertura en redes sociales, pero solo es posible premiarme a mí, creo que por lo menos protestaría. Los buenos trabajos multimediales a menudo necesitan de diseñadores, programadores, fotógrafos y periodistas….

Es cierto que también pueden ser realizados por una sola persona, como mismo un periodista de televisión puede presentar un excelente reportaje pensado, filmado y editado por él mismo. ¿Se nota la diferencia?

  • Esclarecer si un video o audio hecho para la web y publicado en Internet como un material independiente de un texto escrito, cuenta como parte de la categoría de Periodismo digital o entra en la de radio y televisión-video. De una vez se puede establecer qué entiende la UPEC como periodismo digital, para que al participar los reporteros sepan a qué atenerse y no asombre que luego una nota hecha para la web aparezca como ganadora de la categoría de prensa escrita.

No escribo más, y dejo abierto el debate para quienes gusten aportar otros puntos de vista. ¿Qué piensan ustedes?

Anuncios