Qué Manía TV, el paquete y la televisión en Cuba


Por Yisell Rodríguez Milán

Son varios. Mi Habana TV, Bola 8, El Paquetazo, Qué Manía TV… todos existen para y por el Paquete de la semana, como parte de un “cargamento” que empezó por incluir películas, series y revistas extranjeras pero se ha diversificado tanto que ya integra, además, audiovisuales noticiosos producidos por jóvenes realizadores y periodistas cubanos.

Hace medio año, cuando salió Mi Habana TV, el crítico de cine y televisión Joel del Río publicó un breve análisis sobre el mismo donde enumeraba las características generales de este tipo de producciones: fines comerciales, inclusión de publicidad, difusión de noticias de la farándula y la cultura, no existen problemas en divulgar rumores que reconocen como tales, y coexisten en redes sociales como You Tube o Facebook.

“Hace falta recordar, para evitar los tropiezos innecesarios, que para ser alternativo, fresco y auténtico es innecesario renegar, suprimir, o ignorar los aportes del fenómeno cultural al cual estamos intentando crearle alternativas”, escribía Joel del Río.

Partiendo de esa premisa de lo necesario, entrevisté a Rolando Lorenzo León, director de Qué Manía TV, uno de los últimos programas producidos fuera del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) que circula por el archipiélago.

Rolando tiene 32 de años y no es un improvisado que un día se levantó y, sin más, decidió invertir en una emisión televisiva para el Paquete. Por el contrario, es graduado de la especialidad de producción en la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA) del Instituto Superior de Arte (ISA) y ha trabajado como editor de audiovisuales del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

En su corta carrera, ha formado parte de los equipos de realización de numerosos documentales. Uno de los más importantes fue “El sueño de la unión”, que se le entregó a los primeros ministros y presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños  (CELAC) cuando vinieron en el 2014; y el último fue “Los hijos legítimos de Reynosa”, cuya autoría comparte con la periodista y realizadora cubana Lisbet Ricardo Pupo, junto a quien filmó desgarradores testimonios en la frontera entre México y Estados Unidos.

He aquí nuestra conversación.

IMG_20160621_082309

– Con ese recorrido profesional, ¿por qué apostar por una producción del corte de Qué  Manía TV?

– Qué Manía TV es un programa –como decimos- alternativo, pero de entretenimiento, identidad, cultura, donde queremos satisfacer las inquietudes que tienen los cubanos por saber qué pasa con nuestra gente tanto en Cuba como en otras partes del mundo. Saciar esa sed es mi objetivo ahora, aunque pienso continuar con los documentales.

– ¿En tu opinión, qué diferencia este tipo de producción del que caracteriza a la Televisión Cubana?

– Bueno, tiene un fin mucho más pretencioso y otra connotación. Tratamos de que su factura  sea elevada y que muestre lo que no sale en la televisión debido al corte de las obras o a los géneros que cultivan determinados artistas. También tenemos espacio para promover los nuevos talentos, esos que no trabajan con ninguna empresa de la música pero hacen cosas novedosas o interesantes para la gente.

El programa es, además, totalmente comercial a partir de sus secciones, que son pagadas por los artistas y cuentapropistas. Le apostamos a la publicidad nacional, a los negocios y productos cubanos, para poder autofinanciarnos y que quizás mañana Qué Manía TV pueda convertirse en un canal sustentado en los atractivos y el dinamismo que soñamos para nuestra televisión nacional.

– Por ahora ustedes producen solo para el Paquete de la semana… ¿no?

– El mérito de que esto funcione es de los creadores del Paquete. Ellos hicieron la parte más difícil que fue organizar el sistema de distribución a pesar de que siempre hubo quien le tuvo miedo a este traspaso de información a través de USB y discos duros, una vía que se ha convertido en algo normal para millones de personas que lo usan para obtener una película, series, aplicaciones, juegos…

Yo solo soy un consumidor del Paquete y sentía que estaba escaso de programas que llamaran la atención de la gente. Existían Mi Habana TV, EL Paquetazo, y Bola 8, del cual fui productor general y potenciador. Entonces estudié el mercado, y me sentí en condiciones de crear uno que pudiera dirigir. Con esa seguridad, me uní a un grupo de personas que compartían mis inquietudes y que trabajaron conmigo.

– ¿Puedes comentarme cómo funciona la dinámica de entrega y difusión del programa?

– El sistema es complicado. Yo entrego los jueves, pero comienza a verse los lunes como parte de un ciclo que concluye el domingo siguiente. Salimos con una semana de atraso y, aunque quisiéramos tener una actualidad mayor, ahora mismo es imposible.  Hay personas que reciben el Paquete los lunes, los martes o los sábados porque se mueve en varios discos duros por toda Cuba y desgraciadamente no llega con la misma velocidad a todos los lugares.

Por eso es que, aunque estamos avanzados en la producción hay personas que todavía están  viendo las primeras emisiones. Eso puede restarnos teleaudiencia debido a que las noticias que publicamos pierden actualidad, pero la rapidez solo está en manos de los paqueteros. Las personas tienen que decirle a su mensajero que quieren ver Qué Manía TV, que sale en exclusiva por el Paquete semanal Omega.

– ¿Qué ventajas y desventajas tiene realizar televisión fuera del circuito de producción establecido?

– Te comento las ventajas. Primeramente, nadie tiene que decirme lo que tengo que hacer. Soy una persona centrada, con principios y convicciones, que tiene una política editorial definida. Este programa responde al placer y aprovecha la ventaja que nos da la programación de la Televisión Cubana ahora mismo: son pocos los espacios que le resultan atractivos a la población que va a buscar ese entretenimiento al Paquete. Allí me van a encontrar a mí.

La desventaja es que las instituciones gubernamentales nos puedan requerir por el sistema de distribución por el cual optamos. Sin embargo, siempre decimos que Internet es un canal magnífico, y que por eso, además del Paquete, QManíaTV tiene un espacio natural en You Tube. Nos interesa mucho explotar las nuevas vías de información que facilita la tecnología.

– ¿Cuál es el lugar de Cuba más remoto donde ya sabes que se ve…?

– Bueno… a la casa, que es nuestra oficina, nos han llamado para decirnos que en la comunidad de Velazco, perteneciente al municipio de Gibara, en la provincia de Holguín… lo han visto. Ese es un pueblo bien recóndito, donde casi ni la cajita funciona.

– ¿Cuál es tu visión del programa?

-Quisiera que a todo el mundo le gustara, que se comentara sobre él, que este experimento se convirtiera en un punto de partida para aquellos que saben hacer buena televisión pero se sienten frustrados porque no tienen lo necesario para lograr sus sueños desde el punto de vista de presupuestos, recursos, material humano…

Me gustaría también que el programa se hiciera más internacional, que cubanos de todas partes del mundo siguieran lo que ponemos para enterarse de lo que pasa con sus hermanos de la Isla, que se comercialice mucho y que un día podamos prestarle el servicio de publicidad a las empresas cubanas y extranjeras que deseen promocionarse en el país.

 

 

 

 

 

Anuncios